Todo empezó…

Allá por mayo de 1991, en un curso del INEM de luthería. Bueno, al menos eso es lo que pone en el certificado que me dieron cuando terminé. La verdad es que sobre construcción de guitarras, aprender, lo que se dice aprender… más bien poco, pero tuve la suerte de conocer a un guitarrista excepcional (René Mora) y a un luthier por pasión, que no por profesión (de nombre Goyo y no recuerdo su apellido), que acabaron metiéndome en la sangre el gusanillo de la guitarra.

¡En el ingléh!

A partir de ese momento decidí que de un modo u otro aprendería a hacer guitarras. Mis primeras experiencias buscando quién me enseñase fueron de lo más frustrantes. Nadie me quería enseñar. No era de la familia. Así que me dediqué a leer todo cuanto pude y eso pasó por tener que aprender inglés ya que (bienaventurados los españoles que quieren aprender a hacer guitarras…) apenas existía literatura al respecto en castellano y eso es algo que ha cambiado muy poquito en este tiempo.

 GMTT

Este fué uno de los primeros libros que leí. Maravilloso. Más que recomendable, imprescindible. “Guitarmaking” en una mano, el “Collings” en la otra y ¡hale!, a traducir. Con paciencia se entera uno de cómo se hace la guitarra y de paso se aprende “el ingléh”.¡ Y siempre nos quedarán las estampitas!