Carlos Sabrafén: “Ponte a lijar” (1992-2001)

Cuán gratas sonaron a mis oídos esas palabras aquella tarde que, por casualidad, me encontré con Carlos en su pequeño taller de San Vicente Ferrer (Madrid) y le dije que quería hacer guitarras. Ahí empecé mi auténtico aprendizaje, lijando los instrumentos que construía (¡qué momentos de tensión aquellos en los que hacía una calva en el barniz!) o ayudándole en las reparaciones, preguntando sin parar y leyendo con avidez su colección de libros de luthería (en el Ingléh, of course). 

¡Y vaya si lijé!

Con él estuve como amigo, aprendiz y ayudante, aproximadamente desde 1992 hasta el 2001 con más o menos dedicación según las épocas. A lo largo de ese tiempo he tenido ocasión de colaborar en la fabricación y diseño de numerosas guitarras eléctricas y bajos y las reparaciones a las que he dedicado la mayor parte de mi trabajo siempre han sido la mejor de las escuelas.

El “Tío Carlos” y yo hemos tragado mucho serrín juntos y eso quieras que no une mucho. Hemos tenido momentos buenos y momentos peores, pero la amistad perdura. Aunque ahora que lo pienso… ¡Ahora somos competencia! ¡No le encarguéis guitarras a Sabrafén! ¡Llamadme a mí primero! Es broma… Carlos sigue siendo el mejor limador de trastes a este lado del Manzanares y hace unos instrumentos alucinantes. Si no le conoces todavía no pierdas la ocasión de hacerle una visita. Podéis ver su página web pinchado aquí.