La mudanza (final de 2004)

Allá por Noviembre de 2004 decididí dar un giro a mi vida en busca de algo de tranquilidad y mayor calidad de vida por tierras tarraconenses. Con una mano delante y otra detrás (tirando de un baúl enorme lleno de herramientas, aclaro) partí sin saber qué me depararía el destino, pero con mucha ilusión. El cambio mereció la pena y pese a que durante todo este tiempo no pude hacer instrumentos musicales por falta de medios adecuados (y me dediqué a hacer armas de madera para entrenamiento de artes marciales) pude comprobar que no me importaba tanto el hacer guitarras como el aplicar la artesanía a fabricar y diseñar cosas bonitas que, suenen o no al ser tocadas, me suenen bien por dentro mientras las hago.